S.O.S ¡me estoy quedando sin cejas!

Es posible que no hayas oído hablar nunca de la madarosis superciliar, pero seguro que conoces sus efectos, es la responsable de la pérdida del pelo de las cejas y pestañas. Además de su función protectora de nuestros ojos, la alteración de estos rasgos afecta directamente el equilibrio, armonía y expresiones de nuestro rostro, creándonos insatisfacción sobre nuestro aspecto y complejos que podemos resolver de forma definitiva con un microinjerto capilar. De eso hablamos en el siguiente post.

Las cejas y las pestañas, históricamente en las mujeres, pero de un tiempo a esta parte también en los hombres, ha sido un rasgo facial supeditado a las modas de cada momento. En los últimos años la tendencia es llevarlas definidas y muy pobladas, pero durante mucho tiempo las pinzas de depilar campaban a sus anchas en nuestros neceseres y trabajaban a destajo para sanear y modelar el marco de nuestros ojos. Este abuso de la depilación, las características genéticas propias de cada persona o padecer otras causas de madarosis, convierten en un verdadero reto alcanzar el nuevo ideal estético para algunas personas.

LA TORMENTA ‘MADAROSIS’

Esta patología no tiene un único origen, los factores desencadenantes son variados, pudiendo ser temporales o definitivos.

  • Alopecia común, arerata o por extracción (depilación)
  • Cicatrices por traumatismos o quemaduras
  • Inflamación o irritación de la piel del área
  • Factores hormonales
  • Estrés, estado nervioso patológico o tricotilomanía
  • Dermatitis, dermatitis seborreica o eccema (psoriasis)
  • Radioterapia en torno a la zona ocular
  • Quimioterapia
  • Hipotiroidismo
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Inmunodeficiencia
  • Sífilis o lepra (baja incidencia)

¡AHÍ VA NUESTRO SALVAVIDAS!

Existen diversas técnicas para resolver la ausencia de cejas como el maquillaje, microblading, shading, extensiones, micropigmentación, todas ellas temporales, y a corto o mediano plazo deberá repetirse el proceso. La única solución definitiva y con un resultado estético natural es la técnica del microinjerto, un procedimiento basado en el trasplante capilar pero que se adapta a las particularidades del vello. La intervención se hace con anestesia local y dura unas 3 horas.

Los folículos pilosos que se implantan en las cejas se extraen del cuero cabelludo, a la altura de la nuca. Cada unidad folicular contiene de 1 a 2 pelos y, a diferencia del injerto capilar, en la técnica desarrollada para repoblar las cejas solo se seleccionan e implantan aquellos folículos que contienen un único pelo, que tiene más similitud con el vello y permite obtener un aspecto natural y estético. Para ello también es importante el trabajo previo que se realiza en consulta donde se establece el diseño de la línea de las cejas que se seguirá en la implantación y el número de folículos a trasplantar.

El cabello (cabeza) y el vello (resto del cuerpo, incluido cejas) presentan particularidades que le diferencian entre sí (grosor, ritmo de crecimiento, longitud, capacidad de regeneración). Por ello, será necesario recortar el pelo de las cejas a medida que crezca para equiparlo con el resto.

Como cualquier intervención quirúrgica exige de una valoración previa del paciente para detectar el motivo de la alopecia y su estado de salud general para someterse a la cirugía.

Si crees que esta podría ser la solución que buscas, no dudes en consultar con nuestros profesionales que sabrán asesorarte sobre la mejor opción para tu problema capilar.

No hay comentarios

Agregar comentario