Alopecia areata

Alopecia arerata

¿Qué es? 

La alopecia areata produce la pérdida del pelo de manera rápida en forma de parches circulares. Normalmente son del tamaño de una moneda y van ampliándose hasta llegar a casi toda la cabeza. Aunque es más común en el cuero cabelludo, también puede aparecer en otras zonas, como la barba (en los hombres). A diferencia de otros tipos alopecia, el área afectada por la caída del cabello se ve saludable sin descamación, inflamación ni enrojecimiento.  

Esta alopecia se produce porque el propio sistema de defensa del cuerpo ataca las raíces del cabello, causando inflamación, haciendo que el cabello se caiga y no vuelva a crecer hasta que la inflamación se detenga. La causa de esta inflamación se desconoce por completo. Existe evidencia de que la genética puede tener un impacto y el estrés puede ser un desencadenante.   El desarrollo de esta enfermedad varía de persona a persona. Las consecuencias son muy evidentes y difíciles de ocultar.

Clases 

La alopecia areata se clasifica en dos tipos: 

  • La Alopecia Areata Total: afecta a todo el cuero cabelludo desencadenando que la persona afectada pierda todo su cabello. Esta afección desencadena una calvicie total.  
  • La Alopecia Areata Universal: se da cuando el trastorno se extiende sobre el resto del pelo del cuerpo, incluido el vello de las axilas, del pubis y de las cejas y pestañas. 

¿A quién afecta? 

Afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades.  Pero la incidencia entre edades más tempranas es mayor. Además, esta clase es más común que se presenta entre los niños. 

Estudios indican que algunas personas con esta afección tienen antecedentes familiares de alopecia. Además, se cree que eventos importantes como una enfermedad, un embarazado, accidente o traumatismo puede desembocar su aparición.  

Tratamiento 

Este tipo de alopecia es una de las más impredecibles y variables, ya que no se puede determinar con exactitud su desarrollo y evolución. En ocasiones el pelo puede volver a crecer en un área y luego volver a desaparecer, además de que también pueden aparecer nuevos parches en otras zonas, extenderse a otras áreas y provocar la calvicie total.  

Por este motivo es fundamental contar con el diagnóstico y tratamiento de un equipo profesional cualificado.  

Entre los tratamientos más recomendados se encuentran: 

  1. Medicamentos antiinflamatorios para actuar directamente en la base del problema. Dentro de este grupo se incluyen las lociones con corticoides y las infiltraciones locales con microinyecciones de triamcinolona,  
  2. También existe el tratamiento con inmunoterapia tópica con difenciprona.